Fabricio Robles – «Pasajero» [RESEÑA]

Cómo se nota cuando un talento como Fabricio Robles ha crecido sin límites dentro de la vertiente pop que profesa. Y es que “Pasajero”, su reciente disco que ofrece ocho llamativas piezas, invita al más romántico a deleitarse con muchos matices sonoros cargados de sentimientos, calidez y sueños. Sin duda, una obra destacable en el ocaso del 2022.

El joven peruano, que lleva años radicado en Buenos Aires, Argentina, comparte su cuarto álbum de forma introspectiva, yendo más allá de su propuesta melancólica y dulce. Una firme y entrañable declaración de pop a flor de piel, como encontramos empezando el disco con “Espejo”. Casi nadie imaginaría que el piano gris en menos de 10 segundos se combinaría con un sonido tropical impensado en facetas anteriores de Robles.

Después de mover un pocos los pies, llega el momento de refrescarse con “Océano”. Esta canción lleva las raíces de Fabricio a mitad de la década pasada. Un toque de bolero que procura calma y descanso, que escuchamos alguna vez en su inolvidable trabajo ‘Videotapes’ (2015). Perfección melódica en menos de dos minutos recargados de placer, a tal punto de seguir disminuyendo el ritmo y engancharte con un sincero “Abrazo”. Si la canción anterior ya era calmada, esta llega a un punto muy profundo y pacífico. Abraza la melodía complementando una simpática dualidad con la voz de Robles. Una joya desde el primer segundo y fácil la mejor de aquí.

Luego de sumergirnos entre el mar y caricias sonoras, elevamos un poco el ritmo con “Apreensiva”, la más pop del disco, a mi punto de vista. Es aquí donde enfatiza su lado sentimental, compartiendo nostalgia pura gracias a la estética musical que va bien acompañada de tonos azules en la portada. Le sigue una confesión del artista, la quinta pieza, “Decir”. Siendo la más corta del álbum, es ligera y agradable pausa o el punto bajo del tramo, para llegar a “Sonrías”.

La sexta canción es una sorpresa. El talento de Robles adoptó sonidos argentinos, como esa zamba tan cálida que se funde nuevamente con su talento vocal. Por eso, reitero la primera oración de este escrito, cuánto ha evolucionado su talento con creces. Luego de escuchar un pedacito de lo adoptado en tierras gauchas, cerramos el LP con “Lili” y “Tata”. Las dos contrarias sonoramente, pero que se complementan demasiado bien, confirmando lo que citan muchos medios del artista: armó un buffet de estilos. A mitad de la última pieza, confirma con broche de oro el tácito compromiso de experimentar diversos ritmos latinos a lo indie.

“Pasajeros” te promete dos cosas muy puntuales y dignas de compartir: Una producción de muestra correcta del mezclado sutil de géneros musicales; y la evolución notoria de Fabricio Robles. Que no les sorprenda si se convierte en uno de los mejores discos del 2022. Se los garantizo.

Cerrando esta reseña, escuchen a Fabricio y contemplen su mensaje. Sean los «Pasajeros» que nunca olvidarán el ameno viaje. Cuando encuentres un espacio entre el trajín del día, de preferencia de noche y no para dormir, dale play en tu plataforma de elección. El disco es inolvidable. Y más allá que suene a reventar cohetes al talento peruano en el extranjero, es celebrar de forma escrita lo genial que suena nuestro Perú a través de su gente rompiendo fronteras, como sucede con Robles en Argentina. Éxitos para él, y éxitos a todos.

0
0
0
0
0
0