La última revelación que diste fue la despedida