Una oda al Legado de KISS: La banda que llevó el espíritu del rock a la cima

“¿Querías lo mejor? ¡Tienes lo mejor!” Son casi cinco décadas que esta ambiciosa y poderosa frase viene impactando en los oídos -y en la vida- de millones de personas de diversas generaciones a nivel mundial. Por supuesto, esta frase tiene que ver con la banda más caliente del mundo: estoy hablando de KISS.

KISS se presenta en Lima, Perú este miércoles 4 de mayo tras una ausencia de ¡trece años! (su primera y única visita fue recién en abril del 2009, para la gira del 35 aniversario del aclamado disco Alive!), como parte de su gira de despedida END OF THE ROAD WORLD TOUR.

KISS es una banda de rock (sí, rock puro y duro) que tuvo sus orígenes en New York en el lejano 1971 bajo el nombre de Wicked Lester con Gene Simmons y Paul Stanley, mis super héroes favoritos y las piedras angulares de la banda a través de su historia y hasta el día de hoy. Pero no planeo realizar una reseña histórica de aquello, para eso está Wikipedia, las autobiografías, un sinfín de documentales, videos y artículos de prestigiosos medios y de la internet. Quiero aprovechar esta oportunidad para dar testimonio del impacto que ha tenido, tuvo y tendrá KISS en la historia de la música, de la humanidad y en la cultura popular. Un testimonio personal, por supuesto, que no busca carecer de subjetividad (¿qué es la música, esencialmente, sino emoción?) pero que busca explicar las razones (seis razones, para no sonar tan pretensioso), tras un esfuerzo objetivo de análisis, de por qué debes incluir a KISS en el soundtrack de tu vida… y darte la oportunidad de vivir la experiencia de verlos en concierto, al menos una vez en tu vida ¡antes que sea demasiado tarde! Podrías arrepentirte de no haberlo hecho…

 

1. Primero la música.

Creo que para mí lo que más me importa es como -la música- me afecta emocionalmente, no intelectualmente. Si escuchas algo y te mueve, te hace sentir algo, no me importa si escucho que alguien está tocando un millón de notas por minuto, eso no significa nada para mí, es solo un ejercicio físico. Lo que me importa es si -la música- puede afectar mis emociones”, afirmaría Paul Stanley en la más reciente entrevista que brindaría a Cinescape, un popular programa de la televisión peruana. Nada más acertado para definir a KISS.

Para tristeza y decepción de sus miles de críticos a través de la historia, KISS ha trascendido, en primer lugar, debido a su música: como Paul y Gene lo tenían muy claro desde los orígenes: “primero la música, después el espectáculo y la fama”. Y se hicieron cargo de ello: KISS ha construido su sólida carrera en base a 24 discos de estudio y un sinnúmero de compilatorios y discos en vivo, ¡de donde se desprende su aclamado y ambicioso “Alive!” de 1975, considerado un punto de quiebre en la historia de los álbumes en vivo. Con más de 100 millones de álbumes vendidos a nivel mundial, KISS representa el verdadero espíritu del rock and roll llevado a su máxima expresión: KISS nunca pretendió ser una banda brillantemente virtuosa ni técnica, KISS trazó su propio camino para hacer felices a las personas con su música a través de sus maravillosamente sencillas composiciones. Sin embargo, la formación original (Simmons, Stanley, Frehley, Criss) no solo contó con grandes compositores y ejecutantes (mención especial aquí para el gran Ace Frehley) sino también con ¡cuatro grandes voces líderes! y las siguientes formaciones lideradas siempre por la dupla de oro Stanley/Simmons han dejado vibrantes composiciones para la historia de la humanidad. Para concluir esta sección, quiero recordar las palabras del popular guitarrista Tom Morello en su vibrante y emocionante discurso de introducción a KISS en el Salón de la Fama del Rock and Roll en 2014: “KISS no es una banda para los críticos, ¡KISS siempre fue una banda para la gente!”

2. Ahora, ¡el espectáculo! Y el trabajo duro, el profesionalismo y el respeto a la audiencia.

Esta parte de la historia empieza la noche que Stanley y Simmons presenciaron un concierto de los New York Dolls (benditos sean los conciertos que siempre terminan definiendo el rumbo de tantas historias). Inspirados en ellos, no solo decidieron imitarlos, sino superarlos: estaban seguros de que podrían hacerlo mejor. Y así vino el maquillaje con la consecuente creación de personajes (the Demon, the Starchild, the Spaceman, the Catman) que hoy en día son los super héroes favoritos de millones de personas -incluyéndome, por supuesto-. Entonces llegó la teatralidad inspirada en el Kabuki japonés, las luces, el fuego, la sangre, la pirotecnia, las baterías elevadas, Gene y Paul volando en medio de su presentación, las guitarras con cohetes, las pantallas y mucho más. En palabras de Simmons: “La idea, el concepto de espectáculo, es algo que he tenido en la cabeza siempre, algo que yo quería llevar a mi música. Veías muchos grupos con música sensacional pero sus shows eran de lo más aburridos, de lo más conservador. Yo quería hacer algo más que eso”. Decidieron armar la banda que nunca habían visto sobre un escenario, ¡y lo lograron! Por supuesto, esto lo lograron a costa de esfuerzo, perseverancia y trabajo duro (la banda y su disquera estuvieron a punto de irse a la quiebra tras haber lanzado sus tres primeros álbumes) y teniendo claro, como ellos siempre lo han dicho, el respeto a la audiencia, cuyo dinero debe ser valorado hasta el último centavo: ¡solo puedes brindarles lo mejor y nada más que lo mejor!

Brad Withford, legendario guitarrista y miembro de Aerosmith, declaró lo siguiente en una entrevista del 2021 al sincerarse como se sintió cuando escuchó a KISS tocar en directo por primera vez: “Sí, son puro rock and roll. Tocamos con KISS por primera vez en Nueva Jersey, y recuerdo escucharlos desde el vestuario. Era como: ‘¡Guau, esto mola!’. Entonces, me acerqué a mirar su concierto y nunca había visto algo así, ¡hacían su propio rollo!”, recuerda. Y pensé para mí: ‘¡Están haciendo trampas!’. No solo tenían un rock potente, sino que además tenían todo este estilo que habían cogido prestado del teatro japonés, y era muy potente. Pero yo pensaba que eso era hacer trampa. ¡No puedes hacer eso! ¿Cómo puedes combinar todos esos elementos? En cualquier caso, era genial y muy efectivo”.

¡Respeto! Quiero seguir hablando de él así que rematemos esta sección con las brillantes palabras de Paul en su reciente entrevista a radio Oxígeno: “KISS se trata realmente de la relación con la audiencia, KISS se trata de creer en dar el cien por ciento y el respeto por los fans (…) Creo que el legado más importante fue hacerle saber a la audiencia que no deberían aceptar nada menos que respeto y compromiso por parte de la banda que van a ver, darles lo que se merecen. Creo que los días en que los artistas subían al escenario y actuaban como si le estuvieran haciendo un favor a la audiencia se terminaron. Y creo que nosotros pusimos fin a eso mostrando al público lo que era posible y que no deberían aceptar menos. Y eso hizo que otras bandas tuvieran que mostrar el mismo respeto por los fans, la gente que viene a verlos y pagan mucho dinero. Cuando vas al mercado y pagas tu dinero no quieres irte a casa con un saco vacío, cuando vas a un concierto y pagas mucho dinero, no quieres estar ahí y sentir que se están aprovechando de ti.”

3. La visión empresarial: mercadotecnia, sociedad y, nuevamente, profesionalismo.

Es sabido, incluso por aquellos que no son seguidores de la banda, el provecho que ellos supieron sacar a su imagen a través de brillantes estrategias de mercadotecnia y de un sinnúmero de productos vinculados a la marca. Todo esto traducido en ventas por millones de dólares. KISS dejó en claro que una banda no era solo un grupo de músicos, sino una empresa, al no depender solamente de ingresos por venta de discos o entradas a sus espectáculos. Por supuesto, en cada nuevo emprendimiento ofrecieron y siguen ofreciendo solo lo mejor y Gene Simmons lo tiene muy claro, quien últimamente se encuentra trabajando en la construcción de un museo de la banda en The Rio All-Suite Hotel & Casino en Las Vegas: “Mi colección personal va a estar en el hotel, y va a ser una oportunidad para todos los fans de ir y ver cerca de 10.000 objetos, entre letras, guitarras y cosas así”, dice Gene. “Ninguna banda tiene eso. Somos los más grandes de todos en lo que se refiere a licencias y mechandising. Sin embargo, en lugar de estar en una de mis mansiones, los fans podrán ir ahí para ver, tocar y hacerse fotos”.

Si las bandas y músicos hoy en día pueden generar ingresos a través de mercadería vinculada a su propia marca, eso se lo deben a KISS. Y es bueno recordarlo…

Para terminar esta sección, es importante recordar el fuerte vínculo que generaron Gene y Paul, primero como socios de una ambiciosa empresa -llamada KISS- ¡y hoy comparten muchas más!, llegando a considerarse mutuamente como los hermanos que nunca tuvieron. Después de todo, de eso se trata la amistad: de crecer juntos, de compartir proyectos y sueños, de evolucionar. Con la historia de Gene y Paul podemos saber que esto es posible: el trabajo en sociedad, el trabajo en equipo es y será siempre el mejor camino posible.

4. La gratitud.

Desde su existencia, los miembros de KISS han aprovechado sus intervenciones públicas para poner sobre la mesa uno de los máximos valores del ser humano: la gratitud. Siempre han dejado en claro que ellos no hubieran existido de no ser por la música que alguna vez escucharon, por las personas que los inspiraron y por supuesto, por sus fervientes y leales fanáticos. Paul Stanley lo dejaría claro -una vez más- en su discurso de la ya mencionada inducción de la banda al Salón de la Fama del Rock and Roll: “Así que veo aquí y veo gente, veo rostros que a lo largo de los años me inspiraron, gente que me hicieron lo que soy, así que estoy aquí esta noche por la gente que me inspiró, y estoy aquí también por la gente que yo inspiré. Así que Dios los bendiga a todos, es una noche maravillosa”. Por otro lado, y de manera anecdótica, basta recordar la memorable presentación de Gene Simmons junto a los Rock and Roll Stars en Lima hace diez años, cuando pronunció estas palabras en medio de la emoción desbordada: “¡Ustedes son el jefe, yo trabajo para ustedes!”

En el aspecto musical, The Beatles, Led Zeppelin, The Who, The Yardbirds, Jimmy Hendrix, Motown, Sly & The Family Stone, The Rolling Stones y Jeff Beck son solo algunos de los nombres que son mencionados constantemente por los miembros de la banda. Y aquí no podemos mencionar que un extracto de “Won’t Get Fooled Again” de The Who es incluida en todos los repertorios de la banda durante la interpretación de su clásico “Lick It Up”.

En el aspecto humano, muchas son las personas siempre mencionadas en las declaraciones de la banda, pero sobre todo es importante recalcar la gratitud que Gene siempre ha expresado -y demostrado- hacia su madre, hacia su familia, y hacia el mismo Paul. El caso de Paul es el mismo, basta ver los momentos que compartía con su padre durante la pandemia, quien falleció a los 101 años el año pasado.

5. La influencia.

Aquí no es necesario extenderme ya que está muy claro que desde la existencia de KISS la industria musical e, incluso, la vida de las personas cambió definitivamente. Un sinnúmero de bandas y artistas ha sido influenciado por KISS, desde el pop hasta el black metal, desde Metallica, Megadeth, Anthrax, Motörhead, Skid Row, Mötley Crüe, Pantera, Rammstein, Foo Fighters, Rage Against The Machine, Bathory, hasta actos más recientes como Ghost y Lady Gaga. Al igual que millones de personas en todo el mundo, siendo yo un testimonio vivo de esto: desde que conocí a KISS hace casi 20 años -hoy tengo 29- mi vida cambió para siempre, lo que he aprendido (sobre todo de Gene Simmons y Paul Stanley) y sigo aprendiendo de ellos, no solo musicalmente, sino como grandes mentores y seres humanos, es realmente invaluable. A esto último me referiré en el siguiente punto.

Pero antes de terminar esta sección, quiero recordar dos brillantes anécdotas:

La primera, de Dave Grohl, el líder de los Foo Fighterrs: “Estoy llevando a mi hija al colegio y ¿¡quién está ahí!? ¡Paul Stanley!”, recordó Grohl acerca de ese primer avistamiento. Sin embargo, muy a su pesar, también recordó que no pudo ocultar su entusiasmo. “Por más que tratase de permanecer inmóvil, como cualquier otro padre en el acto escolar de sus hijos, yo estaba al lado del hombre cuyo rostro era el que estaba en el poster de mi habitación cuando era chico“, explicó y añadió: “Si no fuese por él, no sé si hoy estaría tocando la guitarra”.

Y la segunda, de Dave Mustaine, líder de Megadeth, cuando su banda y KISS coincidieron en un mismo recinto y esta última le mandó una invitación para tomarse una foto juntos: “Tuve que darme un pellizco, hay gente que paga $100 000 dólares para tomarse una foto con ellos durante tres segundos. Veo venir a Paul Stanley y dice ‘¡Hey, Dave!’ Es surreal, el Dave de 13 años se estaría viniendo en sus pantalones porque Paul Stanley sabe quien es. Nos saludamos y hablamos, luego se fueron a lo suyo y yo creo que es una de las mejores cosas en el mundo”.

6. Las enseñanzas de vida.

Artistas, músicos, empresarios, profesionales, visionarios: son solo algunos de los adjetivos que pueden y deben ir al lado de la palabra KISS. Sin embargo, su mayor legado viene desde su aspecto humano, en sus excesos y aciertos, en sus errores y virtudes, en su constante evolución. Nunca tendré las palabras suficientes para demostrar la gratitud que siento hacia Gene Simmons y Paul Stanley, por todos sus consejos, por todo lo que he aprendido de ellos. Por este motivo, prefiero no ahondar mucho en este tema -sería mucho lo que tendría que escribir-, y más bien invitarlos a que se den el tiempo de buscar por ustedes mismos todas las enseñanzas y consejos de vida que los miembros de KISS podrían darles.

Sin embargo, mencionaré algunas enseñanzas que han calado profundamente en mí: estas vienen de parte de Gene, uno de los mayores mentores que tengo en mi vida. Decir esto es nadar contra la corriente, ya que el erróneo concepto que la mayoría de las personas tiene sobre él es de un tipo frívolo y avaro, ¡nada más lejano de la realidad! Al menos, eso sí, seguidores y críticos podemos coincidir en resaltar su brillante inteligencia, como señalaría el guitarrista Zakk Wylde en una divertida entrevista: “No quieres ser como el tío Gene, porque el tío Gene es demasiado inteligente, demasiado educado. No quieres actuar como el tío Gene, no quieres ser demasiado inteligente”. Así que sí, debo y quiero afirmar con orgullo y sin vergüenza que el tío Gene es una de las personas que más ha influido en mi vida, ¡y por supuesto que yo sí quiero ser como el tío Gene! Jajaja… Aquí quiero hacer una mención especial a Florence Lubowski, madre de Gene, gracias a quien hoy día podemos tener las enseñanzas que expondré a continuación (a decir verdad, ¡leer lo que compartiré me ha hecho sentir tan identificado con la relación que llevo con mi propia madre!

“Mi madre era un ser humano excepcional. Era mi guía moral. Le debo todo lo que aprendí sobre la vida, el trabajo duro, todas las cosas importantes… No tenía mucha cultura, pero su punto de vista para mí era mucho más importante que el de cualquier otra persona. Si tu habitación es un desastre o si te regalan un juguete por navidad, da igual, esas cosas no son importantes, tu salud es importante. Tus padres tenían razón en todas esas cosas cansinas que te decían, especialmente tu madre. Mi madre siempre ponía énfasis en las cosas importantes, no te coloques, no bebas, no fumes, trabaja duro y rodéate de gente que tenga más éxito y sea más inteligente que tú. Ese es un buen consejo. Deshazte de tus amigos perdedores, son vampiros, te sacarán hasta la vida, solo quieren cosas de ti. Rodéate de gente mejor o más inteligente que tú, vete a sitios mejores de los que estás acostumbrado, siempre tendrás algo que aprender. No aprenderás nada de los desdichados alcohólicos, nada”.

“Hice un trato con mi querida madre, en quien pienso aún todos los días, se fue a sus 93 años de edad, no hay día que no piense en mi mamá. Nosotros hicimos un trato, ‘mamá, voy a hacer una banda’ y ella dijo ‘OK, haz lo que quieras hacer, no drogas, no alcohol, no cigarrillos, obtén un buen trabajo, asegúrate de poder mantenerte y haz lo que quieras. No hieras a nadie, haz lo que quieras’. Ese es un buen trato, así que obtuve un trabajo, era asistente del editor de la revista Vogue, era la mano derecha del director del Proyecto de Fondo de Gobierno para la investigación y Demostración, toda clase de cosas y de hecho también enseñé sexto grado en el Spanish Harlem, todo al mismo tiempo que hacíamos a la banda. Así que para cuando tuve 23 años había ahorrado 24 000 dólares después de impuestos, y era bastante dinero. Así que mi madre estaba contenta.”

“Yo era un lector voraz y todavía lo soy. He leído todo tipo de cosas que no me interesan y ahí radica algo importante: con el fin de aprender algo, especialmente algo nuevo, tal vez sea en lo que no estés interesado”.

“Yo fracaso todo el tiempo, pero eso no significa nada. En 1929 el mercado bursátil se caía a pedazos y la gente saltaba de los edificios a pesar de que gozaban de buena salud y de la capacidad para volver a generar dinero. Mi madre, que sobrevivió a los nazis, me enseñó que si uno está vivo, con eso ya ganó”.

“Tú eres tu currículum, por lo que es mejor caminar con la espalda recta, mirar a las personas a los ojos y, si no estás seguro de ti mismo, fingir. Es la única manera de sobrevivir”.

Y como no, dejemos algo cortesía de Paul Stanley, acerca de la tan ambicionada fama:

“La fama no te cambia, solo te permite ser el imbécil que eres”

«Tuve mucha suerte de tener éxito y me di cuenta de que la fama no me cambió como persona. Fui bendecido porque, en ese momento, cuando te haces famoso te decepcionas al comprobar que eso no era un remedio para nada por lo que puedes terminar con una aguja en el brazo, una pistola en la boca o viviendo tu vida como una víctima. No me gustaba ninguna de esas opciones (…) Decidí que pasaría mi vida explorándome e intentando convertirme en una persona mejor para ver dónde me llevaría todo eso. Fue bendecido de ser parte de una idea, de crear un grupo que nadie había visto. Todo eso me llevó a un viaje en el que todavía estoy. Solo Dios sabe a dónde me llevará.

Después de Los Beatles, no hay banda de rock en la historia que haya trascendido e impactado en la cultura y en la humanidad como lo ha hecho KISS, ¡y lo sigue haciendo! Lo afirmo, y lo seguiré afirmando: mi vida es un testimonio de su legado y sé que la historia me dará la razón. Después de todo, el legado de KISS no tiene que ver solamente con música, espero haberte convencido de ello. Y si no, seguiré haciendo el esfuerzo, todavía tengo mucho que escribir y contar acerca de esto…

Como sabrás -y si aún no lo sabías- KISS se está retirando de las giras tras cerca de cincuenta años sobre los escenarios, en el mejor momento de su carrera. «Lo último que quieres es estar demasiado tempo en el ring, hay que dejarlo mientras seas un campeón. KISS es la banda que ha trabajado más duro y nos enorgullecemos de ello. Y no todas las bandas obligan a aguantar tanto, soy la persona más afortunada y agradecida del mundo por poder estar en una banda en la que puedo llevar maquillaje y tacones más altos que mi esposa”, expresó Gene Simmons en una reciente entrevista. Perú, este 4 de mayo es tu última oportunidad y, según la producción, quedan menos de mil entradas para alcanzar el sold out definitivo… por supuesto, Gene Simmons lo sabe y nos invitó en la última entrevista que brindó para nuestro país en el programa periodístico ‘DÍA D’ de ATV: “Compadres, vengan al show, vean a la mejor banda del rock del mundo, justo aquí en Perú”. Paul Stanley, Gene Simmons, Tommy Thayer y Eric Singer te esperan para una noche inolvidable, ¿te lo vas a perder?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por One Entertainment (@oneentert)

Les dejamos esta postal capturada con un drone desde lo alto del Allianz Parque en el reciente show de Kiss en Sao Paulo, Brasil ¿Impresionante, verdad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.