Flor de Jamaica presenta ISLAS, su segundo disco de estudio

Desde 2017 Flor de Jamaica, la banda fundada por Valentina Anzola y Tomás Pinzón, se ha convertido en una cálida fuerza para el pop de autor colombiano. Inspirados en los paisajes musicales de su país, así como los ritmos y acentos del resto del continente, Flor de Jamaica ha logrado desarrollar una identidad propia que busca siempre expandir los límites de su discurso estético, permitiendo que identidades modernas se sumen a su proceso de componer canciones. En mayo de 2017 Flor de Jamaica lanza su EP en vivo Huesos, grabado en La Casa Del Teatro Nacional y posteriormente, en mayo del 2019, presenta De lo que nada fue, un larga duración inspirado en la música latinoamericana y los amores y desamores que se manifiestan en forma de canciones íntimas, honestas y de una factura delicada. Con la llegada de Luis Eduardo Palomar a la banda en 2020 Flor de Jamaica inició el proceso de su nuevo álbum de estudio que adelantó en forma de tres EP independientes desde el año pasado.

En 2021 Flor de Jamaica presentó Ciudad e Islas, las primeras dos partes de su trilogía sonora que hoy concluye con la de Desierto. “En estas tres canciones se despierta una sensibilidad hacia el paisaje colombiano. En algunos momentos es una dedicatoria o un homenaje y, en otros, un grito para su cuidado”, explica Valentina Anzola, cantante del trío. En “Corre mariposa” la banda comienza el recorrido con una guitarra delicada y sencilla y la voz de Anzola que se eleva como un susurro, como una nana de cuna que nos acompaña conforme vamos descendiendo por un río y sus detalles. Seguidamente aparece “No te vayas río”, una canción en la que convergen los lenguajes sonoros de los Llanos Orientales colombianos y los sonidos tomados de la tradición de la música del Pacífico y su larga tradición de sincretismo cultural con la cultura africana. Aquí se resalta de nuevo, como había sucedido en el primer EP (Ciudad), ese diálogo entre la urbe y el paisaje colombiano, haciendo un énfasis en cómo los humanos hemos fracasado en proteger el ecosistema que no rodea. Cerrando el disco aparece “Entre la neblina”, que continua con la narrativa anterior al resaltar la experiencia citadina y su fusión con la experiencia de lo natural y lo puro, combinando los sonidos electrónicos y el R&B para crear un contrapunteo de acentos.

ISLAS, como ha llamado la banda a su segundo disco, recoge de esa manera varias experiencias y reflexiones que el conjunto se ha planteado a la par de su proceso de crecimiento artístico. “Es el querer cantar no solo a alguien sino a algo. Tomar distancia de uno mismo para reconocer a la rama, al animal o al río como seres que sienten. Eso es Islas: tres porciones de tierra de las que nacen canciones desde ecosistemas que piden cantar historias; unas que se cuentan mientras se mira al mar, otras al paisaje colombiano que se abre en paz y que clama por ser cuidado y también a lo femenino que se transforma y que navega entre los mundos de lo dulce y lo animal”, explica Anzola sobre el álbum completo. “Cada canción es una historia de vida, es una conversación, un sueño, doce horas de mirar al mismo espejo de tu habitación en pandemia o una melodía que nace mientras te tomas un ron. Es la vida en la que viajas mientras anhelas lo que no tienes en la ciudad: la naturaleza”, añade.

Después de escapar de la metrópoli en Ciudad, Flor de Jamaica viajó a varias islas que sirvieron como metáfora de la feminidad y del lugar de la mujer como fuerza viva que preserva el ecosistema. Ahora, la banda cierra el disco con un llamado urgente a tomar acción para preservar el planeta y la vida que nos queda, exhortando a los escuchas a que se configuren de una manera más activa frente a los problemas que enfrenta la geografía colombiana y sus paisajes de frente a la acción humana. ISLAS es un disco urgente que guarda la fuerza interpretativa de una banda sobresaliente y única en el contexto local y regional. En ISLAS Flor de Jamaica complementa su propuesta de valor y plantea un sonido novedoso y sobresaliente que suma a la narrativa poética y la experimentación sonora de sus anteriores lanzamientos. Buscando abrirse un lugar en el ecosistema musical latinoamericano, Flor de Jamaica no tiene miedo de experimentar con su sonido y su piel, mutando y transformándose en cada nuevo lanzamiento de su carrera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
0
0
0
0
0