Entrevista a Herrmann ‘El Chino’ Hamann: «El reto del nuevo disco fue luchar conmigo mismo»

Herrmann «Chino» Hamann. Músico y productor sonoro con una virtuosidad incuestionable. Sigue creando sin freno y al tanto de los detalles. No hubo pandemia ni problemas que detuvieran su renovado andar.  Una vibra apacible y entretenida que se replicó en esta entrevista que daba para una maratón de horas en nuestra web achorada.

Conversamos con Hamann, largo y tendido, sobre su reciente obra, «El Mar en Invierno», disco publicado en enero del presente. Pero, que no te engañe la fecha del lanzamiento, porque su producción llevó más tiempo del que te imaginas, con unos arreglos milimétricos de paciencia, talento y reflexión. Además, conocimos un poco más de sus días en pandemia, el regreso a los escenarios y sus hábitos.

Portada de «El Mar en Invierno», publicado en enero del 2022. Disponible en Bandcamp.

 

Herrmann, antes de hablar de tu reciente disco. ¿Cómo sobrellevaste la pandemia y todo el proceso de esta nueva normalidad que estamos teniendo?

Hamann: La verdad, desde que me independicé desde chiquillo he trabajado siempre con audio. Para 2018 me conecté más con trabajar produciendo música y fue mostro. Viajé por Europa para tocar con Cenizas, Brasil con Elegante y La Imperial, entre otras producciones fuera del país. Una experiencia inolvidable. Cuando llegó la pandemia me chocó, como a todos. Literal, me quedé en el aire y tuve que empezar desde cero. Retomamos las clases de piano, guitarra y felizmente trabajo en una empresa de un amigo. Gracias a Dios, todo bien viendo temas de computación. Pero te soy sincero, al final la pandemia me cayó muy bien.

Eres la segunda persona en una entrevista que me comenta que la pandemia significó algo positivo. ¿Cómo fue en tu caso?

Hamann: Pues, un año antes de la pandemia, desde que supe que mi esposa estaba embarazada, significó muchos cambios en mi vida. Somos amigos desde hace muchos años y mi relación fluyo. Ese vínculo generó cambios como dejar de tomar. Llevo cuatro años sin tomar. Un cambio importante, porque como músico estaba rodeado la vida nocturna por los conciertos, fiestas y otras cosas. Corté muchas cosas de golpe. Raro al inicio, pero la pandemia fue el pretexto perfecto para ya no salir. Me ha permitido ordenarme mucho con el trabajo. Ordenarme mucho en la casa, los horarios y dormir. Duerme a las 11 p.m. Antes me quedaba trabajando en lo mío de amanecida, pero ya no. Aunque sabes, el momento de la verdad para reintegrarme a la música en vivo fue aterrador.

¿Seguro que tenía que ver la falta de ritmo o simplemente el nuevo hábito que hiciste durante la cuarentena?

Hamann: O sea, para componer  y grabar todo el tiempo, me encanta. Lo hago perfecto, pero tú puedes ahí, cortar, pegar, corregir, etc. En vivo, no. Y al regresar a eso, fue un ataque de nervios con la guitarra o el piano. Como si fuera a dar mi primer show. Un chibolo empezando en esto. Felizmente ya cogí ritmo y vamos bien.

Debió ser muy extraño para ti pero comprensible regresar a los shows en vivo con esa desventaja, sabiendo que tienes un alto recorrido como artista. Algo que no sentimos en la producción de tu disco que pareciera tener más año de preparación.

Hamann: Esas canciones del disco son las que estábamos tocando con La Luna allá por el 2013 con temas como «Todo está perdido». Era el nuevo material en ese entonces que se grabó y preparó en el 2017 todavía. Una sesión de 18 horas para trabajarlo lo más rápido posible. De ahí en adelante, lo que me ha demorado ha sido grabar las voces, corregir arreglos, la mezcla y la masterización. De hecho, mucho tiene que ver Frank Cebreros, de Sensualtrip productora, con la cual el disco está saliendo en que me ayudaron mucho. Aprendí bastante con algunos detalles de producción, canto y letra. Al detalle. Además, Yo creo que acá en el Perú a nivel producción musical ha faltado bastante.

¿A qué se debe esa idea, Chino?

Hamann: Lo que pasa es que mucha gente se enfoca en afinar, llenar y otras cosas. Pero, no necesariamente la expresividad se engloba. Con esto no estoy criticando a nadie, simplemente que me he topado con eso muchas veces. Es a ese terror al vacío. ¿Mientras ahora pienso que mientras más puedas reducir las cosas y quedarte solo con lo elemental, lo demás termina sobrando, no? 

Foto reciente de Hamann en su estudio. Publicado en la web «Centro de Sonido» 2021.

Comprendo. Ya que mencionabas de las mezclas, leímos que muchas de las piezas tenían casi 70 canales para editar. ¿Cómo pudiste organizarte con todo eso?.

Hamann: Por eso demoré en producir (Risas). O sea, para una guitarra tenías unos tres o cuatros canales con diversas modificaciones, y así cada instrumento. La batería son como 18 canales, muchos sintetizadores y pianos. Varios registros que se almacenan en un banco y lo usé con un controlador midi. Todos esos detalles fueron necesarios para las canciones.

Ya que las mencionas, la letra posiblemente sea el disco más emotivo en tu carrera. ¿Qué otras emociones encontramos en «El Mar en Invierno»?

Hamann: La tristeza. O sea, mis canciones aparecen cuando tengo un sentimiento especial, usualmente relacionado a la tristeza. Cuando estoy feliz no hago música. Y las melodías aparecen en tratar de hacer encajar las letras con la música que voy componiendo. Además, porta el mensaje que siempre debemos de toparnos con este sentimiento para poder seguir aceptando nuestras vidas y seguir andando. Es un disco tan emotivo que hasta le tengo miedo.

Sobre el miedo, es una de las expresiones que vemos en las fotografías y la portada del disco ¿Cómo fue la sesión y los detalles para la realización?

Hamann: Para serte franco, yo di las pautas, como la necesidad del mar, tiene que estar, que esté nublado, gris y fuerte. Pero quienes armaron todo el concepto fueron de Sensualtrip, Adrián Portugal y Alejandra Pinasco. Es más, dentro de todas las ideas quedó la idea de un cuadro de David Caspar Friedrich, «El caminante sobre el mar de nubes» del siglo XIX en Alemania. Lo vi y se me quedó. Me conecté con el cuando toqué allá, en Hamburgo en plena visita a los museos de pintura. La productora plasmó muy bien la idea. Es más, tiempo antes estaba mal de la pierna e incorporaron el bastón en la toma, fue hecho por Frank Cebreros en una impresora 3D. Igual la vestimenta como el cuadro. Es más, en unos días grabaremos el videoclip del primer tema «No queda nada» y voy a tener que sumergirme y buscar un traje especial para eso. Encima que he salido de una pulmonía la otra vez. Es más, si me pasa algo en el mar, ya tienes la exclusiva. (Risas).

Ni digas. Saldrá todo bien en el rodaje. Ya verás.

Hamann: Ya que menciono «No queda nada». Esta y otras canciones tienen como eje el fracaso amoroso en todas sus versiones. Hay ejemplos como la traición, desengaño, u otros. Hay una millonada de canciones peruanas sobre eso, pero aquí se habla es de la pérdida y de la tristeza que genera la pérdida. Entre otras cosas que expreso. El tema del mar en invierno, realmente tiene que ver más con el encuentro con lo inmenso. No escapar, ya que es eterna. Las olas siempre están ahí, pero que nunca es igual. Ahí está «El mar en Invierno», para mí es un tema especial. Con las voces que realmente compuse en el 2007 entre Lima y Piura. 

Con tantos años dedicados a producir el disco, ¿Cuál ha sido reto más importante durante todo el proceso?

Hamann: El luchar conmigo mismo. Una cosa es ser sincero y desnudar las emociones. Otra cosa es el miedo al rechazo y a la vergüenza. O sea, que cada vez más me importa más lo que digo. No quiero caer en algo que después tenga que corregirme o arrepentirme. He tenido mucho miedo, incluso ahora. El miedo a mi mismo (Risas). Es el primer disco donde no estoy escondiendo la voz atrás de efectos. Por momentos puede tener un eco, pero estilizarla a tal punto detallado, no. Ese fue el reto.

Otra de las fotos del disco «El Mar en Invierno».

Ya mencionaste que están trabajando en un videoclip. ¿Tendremos alguno más en lo que queda del año?

Hamann: Esperemos que se pueda hacer otro. O sea, por mi haría de todos pero tú sabes, el presupuesto y tiempo limita. Pero de poder hacerlo, genial. Como el caso de «Volver» que es el más discotequero, bailable. Su letra habla de que todos tenemos más heridas de la que quisimos tener. Letra muy fuerte. Como un llamado a hacer las paces contigo mismo.  Pero como te digo, si tuviera el presupuesto como el de Beyonce, todo. (Risas).

¿O también el documental de Leo Bacteria que está pendiente?

Hamann: Sí, incluso, me ha escrito un pata sobre eso para ofrecido sus sus servicios con esto. Cámaras y edición. Hay varias personas interesadas, pero no he podido darle la chamba que he querido por múltiples razones. Una tiene que ver con la disponibilidad de ciertas personas, hablar de ciertas cosas. Si lo logró concretar ese documental, no quiero caer en el sensacionalismo. No quiero caer en la burla. Quiero mostrar su aporte a la música peruana. Estuvo adelantado a su época. Fue un pionero de muchos géneros que no se hicieron hasta una década después. Sería un seguimiento a sus discos, muchos de estos inéditos en plataformas. 

Con lo que dices, sin duda fue un referente para ti.

Hamann: Así es. No solo como músico. Yo conocí a Leo Bacteria desde la perspectiva de un chico que escuchaba cassettes y discos de grupos peruanos. Su música me llamó mucho la atención y lo empecé a seguir, hasta que terminé conociendo los años después y tocando con él. Tuvo muy buenas ideas pero a su manera, y dentro de lo musical dejó un legado que merece reconocimiento. Marcó a mucho gente, incluyéndome. Una pena que se haya ido muy pronto.

Ya casi cerrando la entrevista Chino. Empezaste de chico con la música. ¿Algún consejo que dejarías a los nuevos talentos de la escena, en base a tu experiencia?

Hamann:  Mi mayor error dentro de toda mi carrera ha sido no haber aprovechado cuando tuve oportunidades. No solo en la música, sino en todo. No las aproveché por no creer en mis capacidades. Siempre debemos tener confianza. Por ejemplo,  tuve la chance de estudiar en Estados Unidos, hace 20 años, y hasta hoy la sigo considerando como uno de los peores años de mi vida. No lo aproveché. Estas oportunidades que dejamos ir jamás volverán. Hay que meterle punche a lo que hacemos. Incluso, te digo la verdad, Faraón Love Shady ha logrado eso.

¿Cómo es eso? Sabemos de un clip en tu canal que comentaste sobre su caso.

Hamann: Si yo tengo que aplaudirle a alguien en el Perú es a él y la última canción. Dice algo así: «Me compré una casa en la zona mas pituca de Lima, a punta de talento y autoestima.» Si ha conseguido eso y más cosas que quizás otros con más tiempo les va a tomar llegar ha sido por trabajo duro. Cree en su trabajo. Podrá gustarte o no su música, pero es un éxito.

Interesante lo que dices, Chino. Gracias por el consejo y también por el tiempo, para conocer tu reciente material publicado en Bandcamp.

Hamann: Muchísimas gracias a ustedes. Un placer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
0
0
0
0
0