Duplat reflexiona sobre la impotencia frente al cambio en Párpados cerrados

Duplat es un pianista, cantante y multi-instrumentista bogotano con un estilo difícil de clasificar que se ubica en algún lugar entre el pop y el rock, el sonido retro y yo moderno. Su música versa sobre el amor y el desamor, con un aire a veces nostálgico y a veces enérgico. Sus instrumentos favoritos son un viejo piano Pleyel, un saxo tenor desafinado y sintetizadores análogos descontinuados que se suman a su voz carrasposa para crear un sonido lóbrego, pero cálido, lo que le da a sus piezas una identidad única. Marcado por una fuerte influencia del rock del cono sur latinoamericano, el repertorio pianístico de siglos pasados y el britpop de la década de los noventa, Duplat rejuvenece y le da un nuevo rostro a la música latinoamericana.

Su rigurosidad le viene de ser un pianista clásico y estudiante de matemáticas puras. En su carrera como pianista ha sido finalista de concursos nacionales e internacionales, además de desempeñarse actualmente como pianista titular en la Orquesta Filarmónica Joven de Colombia. Además de producir su propio proyecto musical, ha participado como co-compositor, coproductor y músico de sesión para proyectos musicales como Armenia, Mitú, Alvarezmejia, Soy Emilia, Fer Casillas y Julio Victoria. Sus primeras noticias nos llegarían en 2018 con el EP debut Sentido Común. Luego editaría y publicaría Sobrevivir (2019) y Espuma (2020), además de un álbum de remixes de éste último el mismo año. Este año presentó Cielo, otro EP publicado en el primer semestre, y ahora, luego de ser confirmado como uno de los artistas de la próxima edición de Estéreo Picnic, Duplat presenta Párpados Cerrados, un lanzamiento en el que se prepara para presentar música menos melancólica y oscura.

Duplat es un pianista, cantante y multi-instrumentista bogotano que, desde 2018, ha venido presentando una serie de sólidos lanzamientos musicales. Marcado por un estilo difícil de clasificar, que se ubica en algún lugar entre el pop y el rock, el sonido retro y los aires de programaciones modernas, la música de Duplat escapa a todo afán de clasificación, por lo que puede transitar varios lenguajes en cada lanzamiento sin comprometer su identidad híbrida cargada de tintes melancólicos y aires instrumentales lejanos. Todo en sus canciones de amor y desamor es único, desde el viejo piano Pleyel hasta el uso de un saxo tenor desafinado que le da una estética lo-fi a su sonido, además de su particular y carrasposo registro vocal.

Con una fuerte influencia del rock del cono sur latinoamericano, el repertorio pianístico de siglos pasados, el jazz, el britpop, la canción francesa y el city pop japonés de la década de los ochenta, Duplat logra rejuvenecer y darle un nuevo rostro a la música latinoamericana. Es por eso que nombres claves del contexto musical colombiano lo han invitado a trabajar (ya sea como co-compositor, coproductor o músico de sesión), entre los que se incluyen Mitú, Álvarezmejia, Soy Emilia, Fer Castilla, Armenia o Julio Victoria. Ahora el prolífico compositor regresa para cerrar el ciclo de Párpados cerrados, su nuevo álbum, con el videoclip del sencillo titular y todas las canciones que lo componen, algunas de las cuales ya ha presentado en meses recientes.

“Hace varios años, después de una fiesta, fuimos con un gran amigo a una panadería que me encantaba de pequeño, pues quedaba al frente del apartamento de mi abuela. Cuando llegamos, vi que el edificio donde ella vivía, en el que yo había crecido, ya no estaba, en su lugar había una clínica estética. Así que cerré los ojos y me quedé pensando y recordando lo que había pasado allí”, cuenta el músico sobre la idea detrás del disco. “Tiempo después, paseando en bicicleta, pasé por donde solía quedar esa misma panadería y en su lugar me encontré la sede de la campaña política de un candidato que ya no recuerdo. Volví a cerrar los ojos y pensé en la fiesta a la que habíamos ido con mi amigo y el apartamento de mi abuela. El tiempo pasa muy rápido y luego el hermano de esta persona falleció de una manera muy trágica. Me di cuenta de que cuando algo cambia cierro los ojos y pienso en el pasado. Cuando me enteré de este fallecimiento lo hice y recordé la fiesta, la panadería, el apartamento de mi abuela que olía a cigarrillo y una réplica de una pintura, ‘Metamorfosis” de M.C. Escher, que retrata unos pescados que se convierten en garzas”.

“Para grabar la última canción del álbum fui al estudio de Miguel Rico, quien tiene un montón de teclados. Le conté esta misma anécdota y encontré una pintura que le regalaron: otra réplica de Escher en la que unos hombres caminan en círculo y se convierten en demonios”, continúa Duplat. “Era muy extraño que existiera otra pintura de Escher que retratara el cambio. Por eso en Párpados cerrados quise hablar del cambio, de cómo ha muerto gente cercana a mí y a mis amigos, de cómo cambian las amistades, de cómo el pasado afecta mi presente. Habla del ejercicio de cerrar los ojos y recordar cómo eran las cosas antes. Quise usar este ejercicio para hablar de cómo las cosas han cambiado en todo sentido. Párpados cerrados habla del cambio: de la muerte, del sentimiento de impotencia frente a la transformación. Quise explorar un sonido genuino que me recordara lo que escuchaba en la casa de mi abuela, que olía a cigarrillo. Veo las pinturas de Escher y pienso en el olor a cigarrillo, oigo un piano desafinado y pienso en el olor a cigarrillo y en esa época”.

“Es un disco no solo nostálgico, sino que demuestra que la vida cambia constantemente. Por eso, es un último ejercicio musical antes de un cambio de estilo. Porque lo que hay después de este álbum es un poco menos introspectivo, menos nostálgico, un poco más optimista. El disco se trata de eso”, concluye Duplat. Párpados cerrados está compuesto por siete canciones en las que el músico colombiano explora un sonido en transformación con tintes brillantes, que rememoran la manera en la que idealizamos el pasado, la forma en la que pensamos que todo tiempo pasado fue mejor. Además de los tintes nostálgicos, Duplat explora sonoridades emotivas que a veces suenan esperanzadoras y que contrastan con el elemento de nostalgia de las líricas. Recientemente se confirmo la participación de Duplat en el Suena Indie de Medellín en noviembre y la edición de 2022 del Festival Estéreo Picnic, que se celebrará en marzo. En Párpados cerrados, Duplat sigue demostrando las muchas posibilidades de su sonido, su capacidad de reinventarse. En últimas, el disco le permite abrazar el cambio y hacer frente a la impotencia frente a la transformación, frente a las metamorfosis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *