Diego Lino: Hip Hop, batallas y calle… [ENTREVISTA]

Hoy tuvimos una breve pero nutrida conversación con Diego Lino (que nos debíamos hace mucho tiempo), quizás no lo saques como Diego Lino, pero si no eres un oyente nuevo de Rap peruano debes haber escuchado si o si de Teórico, integrante de la agrupación «Teoremas», un grupo que destaco bastante en los inicios de la movida local, y que para agrado de nosotros aun tiene a sus miembros activos, cada quien con sus proyectos, cada quien por su lado, pero mientras estén en el juego nos queda una esperanza de escuchar algo de un Teoremas recargado.

Diego Lino o Teórico,  no hace solo Rap, el también es beatmaker (y aunque quizás no muchos lo saben, el fue el creador del beat del tema «Guapo Tarde» del disco El Circulo del consagrado rapero español Kase-O), diseñador grafico, filosofo y un destacado escritor.

Así que agárrense, que estamos a punto de conversar con una de las voces autorizadas del Rap peruano.

¿Podrías contarnos un poco de cuál es tu relación con el hip hop, tus inicios e influencias?

Conocí el hip hop por mi primo Pocho, en el 97. Me prestó un casete de Naughty by Nature, el Poverty´s Paradise. Cuando le pregunté si podía conseguir más me llevó al barrio de Aurelio González, un bro que sabía todo sobre la cultura; pintaba, bailaba breakdance y rapeaba. Tenía una colección de revistas, videos y casetes bastante surtida; ir a su casa era como visitar un museo del hip hop. Al poco tiempo comencé a bailar breakdance y a intentar con el graffiti; pero como me di cuenta rápido que no era muy bueno para ninguna de esas cosas, las fui dejando y me quedé con el rap.

Por esos tiempos casi nadie sabía nada sobre hip hop y quizá por eso los hoppers eran tan cerrados y conservadores con lo que sabían y con lo que tenían. Vestirse de una forma determinada; con los pantalones anchos, las Caterpillar, los chalecos de plumas, las capuchas gruesas; saber de grupos caletas, de la historia del hip hop, tener los objetos emblemáticos de la cultura… ese tipo de cosas era muy importante para ellos y si no tenías ninguna eras un posero. Yo no tenía dinero ni familia en el extranjero como para ponerme al día con la ropa y la información, así que comencé a llevar el asunto a mi manera. Me puse a escribir, porque para eso solo necesitaba un lapicero y un cuaderno del colegio, aproveché mis primeras canciones para criticar los aspectos de la cultura que me parecían incongruentes o superficiales. Desde ese momento no he dejado de escribir.

Sobre mis influencias, asu… yo era rockero antes de escuchar rap, bueno, hasta ahora lo soy; pero como todos los de mi promo empecé escuchando rap gringo, sobre todo el que se hacía en NY: Group Home, Mobb Deep, Wutang, Big Pun, etc… luego comencé a sentir cierto rechazo por toda esa onda temática del gangsta rap. Yo he vivido en un barrio donde la gente se mataba por tonterías, en la época en la que crecí no podías salir a la calle con una gorra o unos zapatos decentes porque alguien venía y te ponía, así que escuchar a los niggaz hablar de violencia, o lo peor, escuchar a peruanos pitucos hablando como si fueran del Bronx me reventaba. Así que me alejé de toda esa onda. Comencé a escuchar rap puertorriqueño, rap chileno y rap español. Con éste último tuve más afinidad porque abordaban temas más variados. Además de eso, adquirí bastante pronto el hábito de la lectura, así que creo que puedo contar entre mis influencias también a algunos escritores.

Es la primera vez que un disco de rap va a ser incluido en la Biblioteca Nacional como material literario

¿Actualmente estas trabajando en algún proyecto musical?

Hace un par de años me junté con Kano, de Fuck U2, y comenzamos a escribir temas. Luego se sumó Garabato Beats con las instrumentales y así nació Neblina Rancia. Sin darnos cuenta llegamos a juntar una cantidad de temas decente como para sacar un disco. El proyecto se llama “El libro de cemento”. El material sale bajo el sello Golem Editores, una editorial que tradicionalmente publica poesía escrita pero que ha decidido apostar por nuestro trabajo musical. Es la primera vez que un disco de rap va a ser incluido en la Biblioteca Nacional como material literario y estamos muy contentos de que sea así, porque esto conecta al público lector con la nueva poesía de este siglo, que a mi juicio se encuentra en forma de rap.

 

 

Los temas del disco giran en torno a la ciudad de Lima y a la experiencia de vivir en ella; el mismo nombre del grupo hace alusión a la atmósfera limeña: “Neblina Rancia”. Dos cosas nos inclinaron hacia esa temática. La primera es que desde hace buen tiempo las producciones audiovisuales populares nos brindan una visión aséptica de la ciudad, en la que hasta la basura es limpia. Las novelas, las series, las películas y la publicidad nos brindan una imagen de la ciudad y de sus habitantes que difiere de la que podemos tener cuando nos subimos a una combi para ir al trabajo, en contraste con a esa imagen edulcorada de nuestra realidad decidimos pintar nuestro propio cuadro. La segunda es, paradójicamente, revindicar a Lima. Con todo este tema de las elecciones salieron a bailar al centro las falsas dicotomías de capitalinos-provincianos, criollos-andinos, con oportunidades-sin oportunidades, etc… que a nuestro juicio son producto de ideologías que buscan polarizar la opinión pública. Lima es una ciudad construida por gente de todas partes del Perú, como le escuché alguna vez a Denegri “lo más raro que se puede ver en Lima es un limeño”. Pensamos que el artista puede, a su manera, aportar una perspectiva valiosa a la visión de lo que somos como sociedad y con eso ayudar a que su público se forme opiniones menos reducidas sobre ella.

 

 

¿Qué otros géneros musicales te gustan?, con respecto a música peruana te gustan otros artistas contemporáneos ajenos al hip hop

Escucho todos los géneros bro, pero en mi historial de reproducción el 50% es salsa dura. Todo lo demás es un sancochado que depende más o menos de mi estado de ánimo: Synth pop, new wave, eurodance, cumbias colombianas, baladas del 60 y 70, son de bolero, huayno del sur, vals criollo, etc. En todos los géneros hay buenos exponentes y gente que se mete a chancar la lata.

Músicos peruanos contemporáneos ajenos al hip hop o pertenecientes a él no conozco muchos. No tengo todo el tiempo que quisiera para buscar nuevo arte y los algoritmos de las redes sociales hacen el resto; pero si sabes de algo bueno lánzalo nomás.

el hip hop es un movimiento social que se expresa a través de varias disciplinas artísticas: la poesía y la música (rap, turntablism, beatmaking), el baile y la pintura (brakedance, graffiti).

 

¿Qué opinas de la movida Hip Hop actual?

Primero, habría que distinguir entre la movida del hip hop y la movida del rap. Como tú bien sabes, el hip hop es un movimiento social que se expresa a través de varias disciplinas artísticas: la poesía y la música (rap, turntablism, beatmaking), el baile y la pintura (brakedance, graffiti). Sobre ese movimiento en conjunto ya no tengo noticias; que yo sepa no existe una organización que promueva actividades en las que se junten todos los artistas; algo como lo que se hacía en Miraflores a finales de los 90 o principios de los 2000 en el Movimiento Peruano de Hip Hop, dirigido por Max Del Solar. Lo que sí he visto son organizaciones zonales aisladas, menos enfocadas en el aspecto artístico y más ligadas a cuestiones ideológicas. Algo en lo que he participado algunas veces y que al principio veía con buenos ojos debido al interés que mostraban en mejorar las condiciones de vida dentro de sus comunidades; hasta que comencé a ver señales de radicalización y reacciones violentas contra quienes pensaban distinto y tomé distancia.

yo divido a los raperos en dos grupos, los que se preocupan más en cómo suenan y los que se preocupan más en lo que dicen.

En cuanto a los raperos… el rap es, aunque todos hagan muecas, una forma de usar la voz, una forma de cantar, y así como cualquier cantante es libre de andar en la corriente artística que le dé la gana, los raperos tampoco tienen por qué estar ligados a la cultura hip hop necesariamente. Así como hay graffiteros que no son hiphopers, bailarines de break que no son hiphopers, DJ’s que no son hiphopers, hay raperos que no son hiphopers. Les gusta rapear y ya está. El reguetón se rapea, el trap se rapea, si eres hábil rapeas sobre una base de timba o de cumbia y con todo el derecho te puedes llamar rapero. En ese sentido yo no veo unidad en el rap; y dudo mucho que se pueda decir que hay una “movida de rap”. En cuestión de ideas tengo más cosas en común con un cantante de música criolla que con un rapero que hace Trap. No sé si me dejo entender.

Si bien he dicho antes que el rap es ante todo una forma de cantar, de usar la voz, también es cierto que, debido a su forma, permite utilizar más palabras que cualquier otro tipo de composición, de tal manera que es un buen vehículo para la poesía y también para las ideas. Con este criterio yo divido a los raperos en dos grupos, los que se preocupan más en cómo suenan y los que se preocupan más en lo que dicen. Obviamente me inclino más por los segundos, porque en cuestiones de composición netamente musical creo que el rap no tiene con qué competir. Su valor diferenciar es el contenido.

 

¿Qué consideras que le falta a la movida Hip hop actual para despegar al nivel de Chile, Puerto Rico, ¿Colombia o Mexico?

Le ha faltado durante mucho tiempo lo que están haciendo ahora algunos grupos de rap: redes de colaboración. Hay muchas ideas distorsionadas en el ambiente artístico, no solo en el rap. Un solo grupo no va a hacer un circuito de retribución completo, se tienen que sumar varios artistas para poder hacer comunidad e intercambio.

La popularización de las batallas me parece algo positivo, pero algo que es positivo de manera involuntaria.

¿Muchas personas ajenas al Hip Hop están teniendo su acercamiento o su primer contacto con el a través de las Batallas o competencias de Freestyle?, ¿qué opinas de eso?, ¿es positivo o negativo?, qué opinas de las batallas?

Las batallas son parte de la cultura. Yo he crecido improvisando en los parques, y así me he relacionado con todos los raperos de mi promoción. La popularización de las batallas me parece algo positivo, pero algo que es positivo de manera involuntaria. Es decir, a los que organizan esos eventos solo les importa vender entradas y jalar marcas, les llega al huevo si es positivo en sí o no. Aun así, lo veo como algo positivo para nosotros porque acostumbran el oído del público (a veces de mala manera) a la forma del rap. La gente se acostumbra a escuchar beats, a escuchar rimas, y esto es evidentemente algo positivo para nosotros porque cuando tienen contacto con lo que hacemos ya no les resulta tan extraño. Muchos chiquillos que he conocido escuchan batallas, cuando les he pasado algo de rap del que yo escucho se han enganchado de inmediato: las batallas hacen posible eso. No voy a renegar de ellas.

Finalmente, que mensaje te gustaría dejar a las personas que entren a este post, que recomendaciones o sugerencias…

Que no arruguen, que sigan ofreciéndole resistencia a toda esa montaña de basura que nos tiran a diario los fanáticos del poder. Si esos psicópatas están donde están es porque los dejamos. Segundo, que estudien la realidad. Salgan a la calle y mírenlo todo con curiosidad, sean buenos sapos. Tercero: lean, después de conocer la realidad con los sentidos, no hay nada mejor que analizarla con la razón. No voy a dar consejos espirituales, porque como decía Wittgenstein en su Tractatus Lógico “de lo que no se puede hablar es mejor callar”

Después de esta grata y nutrida entrevista, la cual nos dejo puntos de vista de alguien que estuvo presente en la historia del Rap local desde tiempos muy tempranos, Diego nos deja una selección de Rap local curada por el mismo para hacer explotar las bocinas.

No Soy la voz del Pueblo – Artimaña y Teórico

Maragna Bucanueve – Fresh Fish

Imaginaria – Astro

Pure UG – MSeco

Almofallas – Iñigo

Pa Fuera – Pounda & NoModico

 

Septentrional – El Peaton

Luz Negra – Neblina Rancia

One Take – Negra Suerte

Medallón – Ill´J x SXMU

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *