Detrás de «La Trampa». El reciente EP de Camille Jackson

El clip de «La Pena» vio luz el pasado 23 de junio. Previo a su lanzamiento, Camille Jackson ya venía preparando con mucha anticipación el lanzamiento de su reciente material, «La Trampa», desbordando dedicación, misterio y muchas expectativas.

Previo al estreno del videoclip de la obra elegante de Jackson, pudimos conversar con ella y también con Mateo Majluf, guitarrista y compositor. Ambos, entre emociones y visiones, compartieron un poco más de sus impresiones con todo el universo sonoro vertido en el peculiar EP.

Mateo Majluf y Camille Jackson. Captura minutos antes de la entrevista.

¿Cómo surge esta ambiciosa propuesta  y el concepto del disco?

Camille Jackson: Partiendo por la narrativa, lo que lo que quería hacer con este EP era realmente meterme en cada personaje y poder contarlo a través de otro juicio, y con otra perspectiva. Además, de añadir un montón influencias de libros o textos, al abrir un poquito más mi mundo donde empiezan a salir cosas mucho más interesantes y creo que ahí es donde comienza a entrar la sonoridad. 

Mateo, quien participó de lleno en este material con Camille, comentó sobre la sorprendente sonoridad y experimentación del disco.

Mateo Majluf: «Nosotros intentamos crear la música, no solo desde la perspectiva de que ya, con una melodía bonita. Sino que intentamos incorporar sonidos que a nosotros nos gustan o nos  ponen incómodos, como las películas de terror. Como dice Camille, como creo que viene del hecho de que ella está intentando contar una historia más que escribir una canción pop, y nos gusta un montón, incorporando elementos como sucede en «Isabella»; sonidos de sillas moviéndose, o cosas rompiéndose en diversos planos.»

Estos elementos hacen que el EP tenga una experimentación sonora bien lograda y super pensada. ¿Y las letras? ¿Cómo se fusionan con la melodía?

C. J: Todo ha ido fluyendo más allá de lo que te comentamos en la sonoridad, permite trabajar bien con las letras. Además, de que sea mucho más complejo el universo de cada canción de «La Trampa».

De todas las canciones, trabajadas con el concepto folk, encontramos «La Pena», grabada con Fernanda Perochena. 

C.J: Esa canción es súper especial (sonrisas). Creo que es la más personal, porque estaba exagerando mis sentimientos en ese momento. Lo escribí como un poema, porque en ese momento no estaba pensando en una canción necesariamente, y de ahí se me ocurrió una melodía y grabe un audio de voz. Se la envié a Fernanda sin nada de arreglos, y ella al poco tiempo envío muchas opciones que ni imaginábamos. Mateo y yo nos miramos sorprendidos, y acto seguido empezamos a componer. 

M.M: Todo se hizo en base a la grabación de Fernanda. Las melodías se fueron incorporando con el sonido característico del contrabajo, dándole cuerpo al tema, teniendo un sonido redondo. Peculiar. Y luego es donde Ruíz-Gonzales lo lleva a otro plano.

¿Cómo interviene Ruiz- Gonzales en este trabajo y obtener el resultado final?

C.J: (Risas) Daniel es un capo. Había revisado los temas para el EP, pero en esta dijo: «Tenemos que empujar esta al siguiente nivel». Nos ayudó mucho empujando creativamente, no solo la canción sino el disco. La dedicación y todo. Daniel se ha metido una chamba, es increíble en la producción. Es una locura. 

Significa que todos los involucrados en la producción experimentaron sin vacilar. Sin miedo.

C.J: Si. Una propuesta experimental de inicio a fin.

Mateo, imaginamos y comprendemos que con los demás canciones no ha sido el mismo proceso.

M.M: No. El proceso ha tenido diferentes ritmos o iniciativas, partiendo desde la guitarra o el caso curioso de «La Pena», en base al canto que propuesto por Fernanda. No hubo un orden estándar de producción.

Ni que decir del trabajo en equipo. Fraterno.

M.M: Si. Creo que la fraternidad ha permitido que logremos un buen disco, gracias a los aportes de cada uno. Fue increíble.

En el caso del arte gráfico, definitivamente hay mucho trabajo tuyo con los diseños, Camille.

C.J: Es algo que estuve trabajando muchísimo tiempo. Estuve muy cerrada en la producción de la portada y trabajar esa estética deseada. Incluso, comencé un proyecto colaborativo en Instagram con un montón de artistas de vídeos, y desde ese entonces yo ya estaba pensando en algo más tirado que thriller psicológico. Oscuro. Una película de terror. Inspirada en afiches de los setentas con tipografías que estaban utilizando. Algo que también veremos en los videoclips y quedan muy bien.

Portada del EP. 2021.

Para este punto, aún no se estrenaba el clip «La Pena» en YouTube. Sin embargo, conocimos más detalles de lo que se vienen en los próximos meses para Camille y Mateo.

Sabemos que ya grabaron el primero clip de cuatro. ¿Cómo vamos con lo demás?

C.J: Estamos trabajando con Rodolfo Muñante en la producción. Varias tomas están en proceso de edición, proponiendo cosas que en teoría no iban a ir, pero que ha permitido enriquecer visualmente todo. Seguir jugando con los sonidos y experimentando. Al detalle. Bien definido.

Al cierre de la entrevista, y de la graciosa intromisión de Frida y Ramona, mascotas de Camille y Mateo, los artistas siguen exigiéndose y disfrutar de una experimentación sin freno.

Queremos agradecerles por su tiempo y la entrevista sobre el trabajo del EP. Producción bien lograda, y que vengan los conciertos.

C.J: Eso es lo que deseamos. Más allá de tocar, que el EP sea una experiencia inolvidable. Algo como el teatro, incorporar puestas en escena.  Me gustaría hacer juegos de luces, contar con una coreografía en vivo, pero que sea bastante elaborado. Apegado a danza contemporánea. 

M.M: Nos encantaría hacer una propuesta visualmente interesante. Que deje huella. Pero más adelante.

No nos equivocamos cuando decimos que la exigencia y la experimentación son puntos característicos de la producción del disco. Felicidades por ello.

C.J: Gracias (Risas). Somos felices de la vida con ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *