Aj! Zombies lleva el apocalipsis de los muertos vivientes a las calles de Lima

Los zombies han sido el enemigo de la humanidad por excelencia. La icónica figura de un cuerpo en decadencia instintivamente buscando acabar con nosotros fue concebida por el director George Romero hace más de 50 años, creando un género de culto que en cada largometraje (y fuera de ellos) pone a prueba nuestro ingenio para encontrar el origen de su aparición y la manera de sobrevivir a ellos.

Entre el amor y el horror

A pesar de su rol antagonista, en la cultura popular los zombies son una de las temáticas más apreciadas, especialmente en el mundo de los videojuegos. Call of Duty, una de las franquicias favoritas de los esports y las plataformas de apuestas online, ahora cuenta con su modo zombie haciendo las delicias de sus seguidores para ver quién mata y sobrevive por más tiempo la amenaza de los no muertos.

Aunque en los videojuegos el apocalipsis zombie llegó para quedarse, en el cine latinoaméricano pareciera que nunca se asomaría. Para bien o para mal, la productora Studio+ resultó ser el paciente cero y nos trae AJ! Zombies.

Zombies como el Pisco, bien acholados

El film dirigido por Daniel Martín Rodríguez arranca describiendo a nuestros protagonistas: un borrachito (Miguel Iza), cuyo nombre nunca es revelado pero que no pierda oportunidad de hacer crítica social; Felipe (Emilram Cossío), un muchacho que busca cómo salir adelante a pesar de su humilde condición y que secretamente está enamorado de Claudia (Anahí de Cárdenas), una joven de familia adinerada para quienes trabaja la madre de Felipe y que no tiene en mente un futuro más allá de su incipiente carrera en el modelaje y las redes sociales.

Como es habitual en el género, los zombies salen sin origen aparente, solo que la gente (y las autoridades) en lugar de alarmarse parece ignorar la amenaza que enfrentan, tratando con ellos como si fuesen cualquier individuo que te tropiezas en la combi. Solo Felipe comprende la situación e intenta rescatar a su madre y a Claudia.

Lo inevitable sucede. Los padres de los chicos y todos sus conocidos ya están convertidos en zombies y el caos se apodera de la calles. Solo Felipe y Claudia parecen sobrevivir y salen de Lima a buscar refugio en la casa en la playa de Claudia.

El viaje no les resulta fácil, pero en medio de la crisis que se les viene encima se encuentran con nuevos aliados, nuestro borrachito del principio y Arias (César Ritter), un guachimán con ínfulas de oficial del ejército. La presencia de estos dos mejora y complica las cosas en el viaje, pero entre el caos y risas, el trabajo conjunto les permite sobrevivir a la amenaza. Al llegar a su destino, una última confrontación con los no muertos les espera y como siempre, la última escena nos plantea la gran pregunta, ¿sobrevivirán?

Aj! Zombies logra balancear la tensión y la sátira para crear una comedia donde las diferencias sociales son limadas cuando hacemos frente a un enemigo común e inminente. Si hay algo de cierto en todo el filme es que el cine de género no es exclusivo del mundo anglosajón, y ni siquiera el fin de los tiempos nos quitará las ganas de bailar y chupar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *