de cuando el flaco martinez se fue al cielo sin decirle adios a su chibolo